Libro

AUTOCONOCIMIENTO y AUTOESTIMA para Trascender mis límites y Encontrar la Prosperidad

Síntesis

TRASCENDER MIS LÍMITES

Trascender las Limitaciones

La Expansión e Integración del Hemisferio Cerebral Derecho

Para lograr atraer el éxito a nuestras vidas es preciso que los dos hemisferios cerebrales estén en equilibrio. Estamos viviendo aún hoy en una sociedad donde la educación está centrada en el hemisferio cerebral izquierdo, por lo que ha sido orientada a los problemas, cuando lo ideal es lograr tener una formación orientada a las soluciones.

Ya lo ha dicho Einstein: “La mente intuitiva es un sagrado regalo, la mente racional, un fiel sirviente. Nosotros hemos creado una sociedad que honra al sirviente y se ha olvidado del regalo”.

La mente intuitiva es nuestro subconsciente y en él están las pautas e ideas de casi todo lo que nos ocurre en la vida.

Los sucesos de nuestra vida son un 5 % conscientes y un 95% inconscientes.

Les relataré dos anécdotas sobre la forma en que nos educan y los resultados que se obtienen, para que analicen y se den cuenta de las “amarras mentales”, las “fuertes estacas” que nos han impuesto y sus resultados.

Cuando era muy chiquitita, a Amalita la colocaron en un frasco, le pusieron la tapa y lo cerraron. Como no le gustaba estar presa dentro del frasco la pulguita comenzó a saltar. Amalita saltaba, golpeaba con su cabecita la tapa del frasco y regresaba al suelo. Al principio no se daba por vencida, sino que volvía a saltar, a golpear con la cabeza la tapa del frasco y otra vez caía al suelo. Varias veces intentó salir de esa forma de su “prisión”, hasta que, en un momento dado decidió que “no valía la pena seguir saltando y saltando cada vez más alto, pues nunca conseguiría salir de allí dentro”.

Unas horas más tarde le sacaron la tapa al frasco y Amalita siguió saltando, pero a una altura menor, sin intentar escaparse, porque su pequeño cerebro se hizo la idea de la existencia de una tapa y nunca más notó su desaparición.

Pietro es un bebé elefante y vive con su papá Pierino y su mamá Pierina en un circo. Son queridos y aplaudidos y trabajan todas las noches hasta muy tarde en la carpa colmada de espectadores.

Cada mañana, el pequeño Pietro es llevado por el entrenador hasta un árbol que crece muy cerca de la jaula. El hombre le pasa una cuerda por el cuello y lo ata al grueso tronco. El elefantito intenta escaparse, pero el árbol es gigantesco y firme y no lo logra. Lo intenta durante muchos días, varias veces, hasta que, cansado, un día renuncia. Cuando sea bien grande y le toque trabajar en reemplazo de su mamá o de su papá, lo único que tendrá que hacer el payaso para que se quede quieto, es atarlo con una cuerda a la pata de la tarima. Pietro continuará pensando que está amarrado a un árbol resistente e inmenso y jamás intentará escaparse.

Al igual que la pulga “Amalita” y el elefante “Pietro”, también nosotros, los seres humanos poseemos limitaciones mentales programadas desde nuestra infancia, que cumplen la función de “tapas mentales” y “firmes estacas” y, en la mayoría de los casos ni siquiera nos damos cuenta de ellas.

Por eso es tan importante conocernos para desterrar estas limitaciones que bloquean nuestro desarrollo personal.

Podríamos imaginar a la mente como un frasco lleno de caramelos: los de color rojo, anaranjado, amarillo, azules y verdes son los pensamientos positivos, los de color negro, gris y marrón oscuro son los pensamientos negativos. Podemos ir sacándolos uno por uno. Así, poco a poco extraeremos los caramelos de color negro, gris y marrón, permitiendo  que ocupen el lugar los caramelos de colores fuertes y brillantes, aumentando por y para ello la cantidad de ideas positivas que iremos instalando en nuestras mentes.

Aunque primero es preciso preguntarnos: ¿Cuántas “tapas” tenemos en nuestra imaginación? ¿Cuántas “amarras” a inmensos árboles? ¿Cuántos “no puedo, no sé, no lo conseguiré”?

Las limitaciones impuestas son establecidas por el proceso de socialización que comienza en las familias, luego continúa en las escuelas, más tarde en las iglesias, los clubes y los medios de comunicación. Se transmiten y consolidan con y por aquellas palabras, silencios, actitudes, opiniones, comportamientos, sugestiones, sentencias e ideas que piensan y/o tienen y/o pronuncian nuestros padres, madres, abuelos, abuelas, tías, tíos, maestras, profesores, sacerdotes, rectores y demás personas que asumen, tienen o que le hemos dado, alguna vez, “un rol de Autoridad” en nuestras vidas.

¿Qué crea esta manera de educar? Personas avergonzadas, miedosas, tímidas que se conforman con lo que tienen, que no buscan salir de la “zona de confort”, ni desarrollan su máximo potencial, que ni siquiera sueñan  con encontrar aquellas cosas que sí pueden, que si saben, que sí podrían estar siendo, consiguiendo, logrando, haciendo. Porque todos y todas tenemos Dones y Talentos maravillosos para entregar al Mundo, y podemos/ necesitamos entregarlos, para estar y sentirnos bien, realizados/as, felices… Para SER quiénes SOMOS REALMENTE, HACIENDO lo que más nos gusta y complace, TENIENDO  lo que nos hace sentir plenos/as y alegres.

Las limitaciones autoimpuestas son aquellos pensamientos, actitudes, comportamientos, ideas que hemos interiorizado, que son el reflejo de aquellas otras que nos transmitieron y, por lo tanto, internalizamos. Son todos los “no puedo”, “no lo merezco”, “no sirvo”, “no sé”, “no lo voy a lograr”, “no lo conseguiré”, “me da miedo”, “me da vergüenza”, “soy tímido/a”, “soy demasiado… feo/a, gordo/a, flaco/a, alto/a, baja/o, viejo/a, joven” etc, etc, etc, que hemos ido internalizando a lo largo de nuestra  existencia.

Estamos entrando en una época extraordinaria para Todo el Mundo, una época de Cambios de Paradigmas donde las Personas van a asumir sus roles verdaderos, se reconocerán, recordarán quiénes son y para qué han venido y tomarán el mando, lograrán empoderarse y ser protagonistas de sus vidas, responsables de sus acciones, dejando atrás la culpa, los odios, los rencores y resentimientos, perdonando y permitiendo que todo lo bueno se manifieste.

Nos encontramos viviendo un Cambio trascendental, que traerá aparejadas mejoras en todos los niveles y en todos los sentidos para aquellas personas que ya están listas, preparadas y bien dispuestas.

Porque el Mundo ya no necesita más víctimas ni mártires, ni victimarios/as. Necesita personas empoderadas, conscientes de sus Derechos y Obligaciones, que se sientan Merecedoras de lo bueno. Que se permitan vivir al máximo, intensamente, sin limitaciones, para lo que es fundamental auto- valorarse, conocerse, quererse, respetarse, porque de esta forma estaremos queriendo, respetando y valorando a las demás personas… y a todos los Seres vivientes que habitan nuestro hermoso Planeta.

“Las personas estamos espiritualmente ciegas cuando no sabemos que los pensamientos son cosas, que atraemos lo que pensamos y nos convertimos en lo que imaginamos”

Es sencillo, es fácil y se puede. Lo haré, lo lograré, lo conseguiré. En tiempo presente: “Puedo, lo hago, lo logro, lo consigo”. Estas serán las consignas de hoy en más. Y tienen que ser usadas en forma permanente para que den resultado.

Un tema que desde siempre me ha hecho pensar bastante ha sido (y sigue siendo) cómo y por qué es que algunas personas logran tener una vida próspera, abundante y plena y por qué otras muchas (demasiadas) no.

Por lo que me decidí, desde hace mucho tiempo a tomar notas, observar y analizar, cómo o qué había hecho, pensado, actuado desde que terminé la secundaria (o tal vez un poco antes) y en qué cosas había acertado, así como en cuáles o porqué había fallado a veces o no había conseguido lo que deseaba… O bien, si me había equivocado al elegir o al decidir. También analicé qué pensaba y cómo pensaba en ese entonces, por qué y también “para qué” atraje circunstancias terribles, desgraciadas y otras felices, dichosas, en qué o cuándo había  actuado de forma acertada, cómo, por qué y en qué había tenido éxito, así como porqué en otras ocasiones no lo había conseguido a pesar de prepararme para ello.

La idea al hacer estas reflexiones tomando como base mis vivencias y experiencias (y observando las de otras personas, efectuando comparaciones y análisis, también) es brindar a quiénes lean este cuadernillo o escuchen en algún audio lo que les narraré  en “Encontrando la Prosperidad”,  claves y herramientas, estrategias y acciones que los/as conduzcan a conseguir aquello con lo que sueñan, así como entusiasmarlos/as para que cumplan con sus objetivos y  metas, agregando valor a la sociedad y consigan la abundancia Integral, la  prosperidad, tan anhelada por muchos/as, y  conquistada por tan pocos/as.

¿Y qué es la “Abundancia integral”? se preguntarán algunos/as… Es lograr bienestar y armonía en las tres áreas más importantes de la Vida: Salud (cuerpo físico, mental, etérico y emocional), Amor (pareja, afectos y relaciones armónicas y felices) y Dinero (éxitos laborales y profesionales, dinero, riquezas y alegría)

En primer lugar deseo que presten atención, que se den cuenta, que observen que la Prosperidad es un estado mental al que se llega luego de impresionar a la mente favorablemente, y este estado se puede inducir mediante la escucha de audios motivacionales, que eleven la vibración o bien, música que eleve la frecuencia vibratoria  y con ello, la energía. También con las lecturas de libros entusiastas, con la visualización de videos o de fotos de revistas estimulantes, por medio de las que se logre imaginar lugares, circunstancias, personas, ropas, casas, bienestar, autos, alimentos y todo aquello que se desee vivir en lo que atañe a las relaciones personales, amor, bienes materiales y logros profesionales.

También se puede provocar este estado mental de prosperidad soñando, es decir, en un estado de ensoñación, visualizando e imaginando, mientras se ven determinadas películas o novelas en el cine, en la televisión, en el celular o en internet. No es difícil hacerlo, más bien es bastante fácil de esta forma, mirando las pantallas, con las imágenes móviles y escuchando algunos sonidos especiales, nuestra mente cree vivir situaciones que no existen en la realidad aún, aunque eso hace que las grabe y luego se repitan circunstancias similares y que sea uno/a mismo/a la protagonista o el protagonista.

Es por eso que, cuando veo algo en el cine que no es bueno, como puede ser una muerte violenta, un accidente, o situaciones de maltrato y abuso, opto por no mirar, ya que creo firmemente que tendemos a repetir estas situaciones. Les sugiero que hagan algo similar, que adopten un comportamiento de no observación de situaciones dolorosas. Sí suelo mirar, y con mucha atención, cuando pasan imágenes de hermosos paisajes, con familias y /o parejas de novios, felices, riendo, con hijos e hijas amorosas/os, tranquilos y bellos hogares, así como personas amándose o besándose, porque esto es lo que aspiro atraer a mi vida.

Para quiénes no pueden ver, por su baja visión o porque son personas ciegas va este párrafo: Se puede influir en la mente escuchando audios subliminales, con programación específica acerca de lo que queremos lograr. Este es uno de los temas concretos que examinaré más adelante.  Imagina, visualizando mentalmente lo que deseas tener, ya sea porque sabes o concibes cómo es, notando cómo te sientes al tenerlo, emocionándote, alegrándote, respirando el aroma, escuchando el sonido que emite.

También se puede provocar un estado vibratorio ideal para recibir bendiciendo con amor y agradeciendo todo lo que se tiene y también, lo que se desea tener, ya que Bendecir es Iluminar y Agradecer es Multiplicar.

Comprar

La compra de este Ebook incluye dos Consultas de 60 minutos cada una Horarios y Días a convenir. Por Skype o Zoom

Si adquieres el Ebook, recibirás en tu email el enlace de descarga directa.

Pin It on Pinterest

Share This
Ir arriba